Saltar al contenido
Mochilas de Hidratación

Bolsa de Hidratación

Sobre todo en verano, con el aumento de las temperaturas, necesitamos hidratarnos más rápidamente al hacer trekking o cualquier otro deporte al aire libre. La bolsa de hidratación (algunos le pueden llamar camelbak, simplemente por la marca famosa de bolsas de agua) es una bolsa hecha para contener agua principalmente, la podemos encontrar en las mochilas de hidratación y en los chalecos de hidratación entre otros. Esta nos aporta de forma fácil y cómoda el agua que necesitamos como acompañante de nuestras rutas, ya sea en bicicleta o corriendo.

Cómo usar la bolsa de hidratación

Usar la bolsa de hidratación es muy fácil. Sólo tienes que llenar la bolsa de agua embotellada cerrar todos los orificios correctamente y guardarla en tu mochila de hidratación o en tu chaleco de hidratación. Cuando necesitas hidratarte tan solo pon en posición on la boquilla y absorbe como si de una cañita se tratara.

Cómo secar la bolsa de hidratación

Para secar la bolsa de hidratación tenemos que llenar la bolsa con papel absorbente, cerrarla bien herméticamente e inflar la bolsa de aire. Dejamos que repose unas horas y repetimos el proceso las veces necesarias hasta que quede la bolsa seca.

Cómo limpiar bolsa de hidratación

Para lavar bolsa de hidratación de forma profesional debemos usar un kit de limpieza . Este kit contiene un set de distintas escobillas para las diferentes partes de la bolsa de hidratación. También dispone de una especie de percha para separar las paredes y ayudar a secar correctamente la bolsa. Una vez pasados los cepillos por las diferentes partes de la bolsa, dejamos, con la percha, la bolsa colgada y dejamos que se seque correctamente.

Cómo conservar bolsa de hidratación

Siempre es mejor limpiarlo una vez se ha terminado de usar. Una vez limpia el mejor sitio donde puedes conservar la bolsa es en el congelador para evitar que crezcan las bacterias por la humedad.

Para una mejor conservación es mejor solo usar agua ya que, si se usan bebidas azucaradas, al secarse pueden dejar residuos que deterioran más fácilmente el plástico de la bolsa y su limpieza es más complicada.

Si no vamos a usarla durante un tiempo prolongado, y no lo hemos metido en el congelador, es posible que se peguen las paredes de la bolsa, para evitar esto, debemos de meter algo dentro para evitarlo, por ejemplo unas cuantas cucharas. No obstante, venden kits de limpieza con herramientas para limpiar y mantener limpias y separadas las paredes de la bolsa de agua.